viernes, 12 de agosto de 2016

ausencias

Me fui en tren, que siempre viste bien, destino Rivadavia. Leía tranquilo y me floreció la cabeza. Saqué mi cuaderno y no tenía birome, pequeño problema si uno quiere vomitar tinta. No tardé en notar que lo ambulantes ya no deambulan con ellas en oferta. Pensé en la lógica celular (móvil) ahora venden auriculares… caramba! También los olvidé y nadie pasa ofreciéndolos.

Me molestan tus ausencias / es que me asusta tu silencio / Pero me gusta reconocerme / en la perseverancia de buscarte / en el placer de encontrarte

A la noche me regalaron una birome… no funciona

Maldigo mi memoria para las caras porque creo que te conozco. Pero nos vimos tan solo una vez. En una reunión de trabajo a destajo y creo que todo el mundo conoce a todo el mundo y no es así y saludo como diciendo “te acordas?” Pero no! Maldigo mi memoria para las caras porque suelo perder el nombre

2 comentarios:

Malena dijo...

Hermoso! Cuántas biromes tenes para escribir!

Diego De Gregori dijo...

Dos. o como ayer. cero.